¿Cómo gestionar la incertidumbre en un proyecto de innovación?

FECHA

Los proyectos de innovación usualmente resuelven problemas complejos. Estos son problemas que, por su naturaleza, son inciertos y se perciben sin una clara estructura para resolverlos. Requieren de una pizca de creatividad y atrevimiento ya que no es posible determinar con seguridad las probabilidades de éxito que tendrán sus potenciales soluciones. 

El proceso que se desarrolla en un proyecto de innovación va a producir muchísima data, cualitativa y cuantitativa, elevando en algunos casos la complejidad. Mucha data puede volver incierto el recorrido para alcanzar una solución. De hecho, tener desarrolladas las habilidades del pensamiento analítico, crítico y creativo es ventajoso para estas situaciones. 

En la práctica, la organización va a tener que contemplar cómo gestionar la incertidumbre en sus procesos de innovación. Como la incertidumbre no siempre se mide con métricas cuantitativas, es importante contar con herramientas que acompañen la data cualitativa de lo incierto.  

La estrategia de innovación es la herramienta más importante para gestionar la incertidumbre. En Agami nos especializamos en el diseño de estas estrategias.  El trabajo consiste en diseñar el camino desde el presente, hasta el corto, mediano y largo plazo para resolver el problema complejo identificado de cara al futuro que está emergiendo. 

Aquí le comparto algunos tips para el diseño de su estrategia de innovación:

  1. ¡Conozca el futuro!
    Identifique las mega tendencias más importantes en su industria, aquello que moldea el comportamiento de sus consumidores. 
  2. Reconozca la situación actual.
    Es una tarea incómoda pero necesaria. Identifique los retos, las brechas de conocimiento, creencias que limitan, aquello que se puede fortalecer, lo que se debe eliminar y lo que se debe crear. 
  3. Comparta la historia.
    Es importante que los colaboradores sientan conexión a los valores de la organización. Muchas veces las historias cumplen un papel importante para acelerar o fortalecer estos vínculos. 
  4. ¡Escuche a sus usuarios!
    Desarrollar empatía con los usuarios (internos y externos) es fundamental para crear valor en la práctica de innovar. 
  5. Atrévase a combinar metodologías.
    Adapte las herramientas al contexto y las necesidades de los problemas que deben resolverse. 

La sociedad nunca había estado con tanta urgencia para innovar como lo está hoy. Es un momento crítico y muy volátil que requiere de táctica, agilidad y empatía para tomar decisiones que protejan la fragilidad del sistema mientras se genera valor. De la manera más objetiva, les líderes deben de salirse de su zona de confort, (donde se encuentra el riesgo que se puede medir) y profundizar en la caja negra de lo incierto, donde se encuentra la innovación…

Si su organización no cuenta con una estrategia de innovación en estos momentos, no dude que hoy es el mejor momento para comenzar a diseñarla. Integre en el proyecto una estricta documentación desde el inicio. Esto le permitirá al equipo de trabajo discernir entre la data útil para cada fase de la estrategia, apuntando convertir la incertidumbre del proceso de la innovación en un riesgo que se pueda medir durante el desarrollo de los proyectos.

Pro tip: Tenga presente que el inicio del diseño de esta herramienta es la parte más incierta de este proceso, así que navéguela con curiosidad, creatividad, pensamiento crítico, comunicación y confianza.

¿No sabe por dónde iniciar? Contáctenos, contamos con las mejores prácticas para acompañar a su organización en el proceso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Más
Artículos